miércoles, 22 de agosto de 2012

Newsletter: mucho más que una marca siempre presente


Si hay una herramienta tradicional de comunicación entre una empresa y sus usuarios, sin duda el newsletter o boletín de noticias es la más utilizada. Es claro que hoy en día las redes sociales parecen oscurecer u opacar el resto de opciones; sin embargo el boletín invita a un momento de pausa, de resumen de mensajes relevantes. Si es por suscripción, hay un acto voluntario de solicitud para recibirlo que predispone positivamente al destinatario para abrirlo y prestarle atención.
Un boletín de noticias reúne en un mismo espacio, más o menos acotado, todas las novedades, noticias, recursos y datos útiles acerca de un determinado tema; no se mezcla con otros intereses, no pasa rápidamente de largo, puede leerse y releerse en el tiempo, sintetiza lo más importante de lo ocurrido y por ocurrir y lo que es mejor aún, actúa como eje centralizador o conductor entre las restantes herramientas disponibles que pueden incluir las mismas redes sociales, sitio Web, blog e incluso los restantes recursos físicos (un local de atención, un teléfono, una dirección postal, etc).
Al momento de planificar un newsletter, la empresa debe pensar en:
  • ¿Qué quiere comunicar?
  • ¿Cómo quiere hacerlo?
  • ¿Con que frecuencia? (importante para no abrumar o pecar por ausencia, en relación a quien espera esta información)
  • ¿Qué datos precisa por parte de su usuario? (¿es suficiente con su dirección de correo?, preciso saber algo más? ¿voy a personalizarlo por género, cargo o por el nombre del/la destinatario/a?)
  • ¿Qué participación le va a dar al suscripto o lector?
Todas estas preguntas son importantes porque de sus respuestas dependerá la cantidad y calidad de recursos que deberá colocar a disposición para la producción del boletín; de modo que tomarse un tiempo para pensar en estos ítems resulta una buena idea para definir la correcta estrategia a tomar. Un boletín puede resultar un verdadero compromiso de comunicación entre la empresa y el usuario o consumidor que, si bien es cierto, algunos pueden tomar a la ligera, otros (tal vez los más) lo esperan como verdadera fuente de información, incluso, a la hora de tomar decisiones.
El newsletter puede funcionar como un verdadero elemento centralizador y producir gran sinergia entre el sitio Web, muchas veces una simple presencia institucional, el blog, que se mueve más con contenidos dinámicos, y las redes sociales, más agiles, veloces, breves e interactivas, haciendo que el usuario o consumidor transite entre todas ellas y quede expuesto al mensaje que la empresa necesite trasmitir, con todos sus matices.
Un boletín de noticias es un vehículo de presencia en el imaginario del usuario; recuerda la existencia de la marca, expone su evolución, sus mejoras, su crecimiento, coloca una infraestructura  a disposición del usuario. En síntesis, un newsletter bien diseñado “habla” pero también “escucha” ya que puede ser el comienzo de una retroalimentación más que productiva con clientes o usuarios. 

Imagen cortesía de: FreeDigitalPhotos.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario