lunes, 14 de enero de 2013

Hablemos de valor


valor agregado
El valor agregado de un producto o servicio se define por aquello que lo diferencia del resto, y que es importante para el consumidor o potencial cliente. Puede tratarse tanto de una característica especial del producto, como una particularidad de la compañía: la experiencia, la confianza que les brinda a sus clientes, el soporte que proporciona, la eficiencia o la rapidez de entrega o de respuesta, según cuál sea su actividad.

El valor es muchas veces un factor de decisión de compra, incluso por sobre el precio. Lo  importante es saber cómo comunicarlo. Por ejemplo, en la elaboración de la identidad institucional de la empresa debe estar contenida la perspectiva del valor agregado, para que comunique las características diferenciales de la empresa.

Comunicar el valor del producto o servicio es una pieza fundamental de la estrategia de ventas. Escuchar a los clientes puede ser también una actividad estratégica desde este punto de vista, ya que ellos definen, en última instancia, qué es lo que tiene valor para ellos. Los canales participativos como las redes sociales y las webs interactivas son una opción excelente para recoger feedback que luego puede ser la base de nuevas ofertas.

También podemos añadir valor a nuestra empresa, por ejemplo mediante programas fidelizadores de beneficios para clientes, servicios personalizados, obsequios especiales, etc. 
Una buena estrategia de marketing comunicacional puede hacer la diferencia en la percepción de valor sobre nuestra compañía.   



Imagen cortesía de: FreeDigitalPhotos.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario